Print this page

HABLEMOS DE LAS INSTITUCIONES EUROPEAS: EL PARLAMENTO EUROPEO

El Parlamento Europeo es un importante foro de debate político y de decisión al nivel de la Unión Europea. Los diputados al Parlamento Europeo son elegidos directamente por los votantes de todos los Estados miembros para que representen los intereses de los ciudadanos en el proceso legislativo de la UE y garanticen el funcionamiento democrático de otras instituciones de la Unión.
El Parlamento Europeo ha evolucionado de manera significativa con el paso del tiempo, ha acumulado nuevas responsabilidades y aumentado su importancia sin cesar gracias a la modificación de los Tratados europeos. Su predecesor, la Asamblea, era un mero supervisor pero el Parlamento es hoy la única institución de la UE elegida por sufragio directo desde 1979 y responsable de representar el interés de la ciudadanía. Además de configurar y decidir la nueva legislación, también se encarga de controlar las instituciones de la UE y promover los derechos humanos dentro y fuera de la UE.
El Parlamento Europeo es una institución poliédrica en el que participan multitud de personas de conformidad con un reglamento interno muy detallado: el presidente, los grupos políticos, las comisiones, las delegaciones, los distintos órganos políticos y las agrupaciones de diputados oficiosas. Las sesiones plenarias representan la culminación de las actividades políticas del Parlamento al ser en ellas donde los diputados aprueban la legislación y celebran debates.
El primer Tratado firmado en 1951 estableció la Asamblea Parlamentaria que luego pasó a denominarse Parlamento Europeo. El objetivo del Tratado inicial era que los países que habían estado anteriormente en guerra trabajasen en colaboración para alcanzar objetivos comunes. Cada nuevo Tratado ha otorgado más poderes democráticos, legislativos y de control al Parlamento. Por ejemplo, con el Tratado de Bruselas (firmado en 1975) el Parlamento adquirió el derecho de controlar las cuentas de la UE al finalizar cada ejercicio. El 18 de junio de 2004 el Consejo Europeo aprobó el Tratado por el que se instituye una Constitución para Europa y ese mismo año se firmó en Roma. Sin embargo, el Tratado, aprobado por el PE, fue rechazado por Francia y por los Países Bajos en sus respectivos referendos nacionales.
El Parlamento entiende que su papel no solo consiste en fomentar los procesos democráticos de decisión en Europa, sino también en prestar apoyo a quienes luchan por la democracia, la libertad de expresión y unas elecciones libres y justas en todo el planeta. Por este motivo el PE otorga el Premio Sájarov a reconocidos defensores de los derechos humanos desde 1988 y el Premio Carlomagno de la Juventud a quienes promueven la ciudadanía europea.
Hoy por hoy, el Parlamento consciente de las desigualdades en Europa ha puesto en marcha la Política de Cohesión de la UE que tiene como objetivo conseguir una cohesión económica, social y territorial. Las áreas de trabajo son muy variadas: infraestructuras, formación, creación de empleo, apoyo a la pequeña empresa y la protección medioambiental.
Cierto es que se ha conseguido mucho pero aún hay mucho por hacer. Por esta razón, es de una importancia capital que los ciudadanos expresen su voluntad a través del voto porque Europa somos todos.
Fuente: www.europarl.europa.eu/portal/es

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Política de Privacidad y cookies.